lunes, 22 de mayo de 2017

Turismo y posicionamiento: los nuevos retos

La semana pasada hicimos la primera reunión del nuevo Consejo de Turismo de Sitges. Se trata de un nuevo órgano impulsado por el Ayuntamiento, y que cuenta con la presencia y participación de todos los agentes públicos y privados con responsabilidades en la gestión y la planificación turística local. Están los representantes de los hoteles, restaurantes y bares; los de los campings y apartamentos turísticos; los de los servicios de playas, o los de los puertos deportivos así como el Consorcio del Patrimonio o el Parque del Garraf, entre muchos otros. El nuevo Consejo tiene una composición plural y poliédrica, porque el turismo hoy en día es transversal y hace falta planificarlo desde diferentes ámbitos, tanto públicos como privados y asociativos.

El Consejo de Turismo tiene como misión planificar la política de promoción turística del municipio y detallar las acciones y la línea que interesa al conjunto del municipio, tanto desde la óptica global como en las acciones puntuales y sectoriales. En este sentido, el Consejo dispondrá de grupos de trabajo de diferentes áreas y entre sus objetivos tiene el realizar un diálogo permanente con la ciudadanía para que hagan llegar sus inquietudes i propuestas.

El triángulo sector público – sector privado – comunidad (es decir, los vecinos del municipio) constituye uno de los fundamentos del nuevo Consejo de Turismo, El trabajo bilateral que ha distinguido las políticas de planificación turística en las últimas décadas ha sido substituida por las nuevas políticas a tres bandas. Y en ese sentido, el nuevo Consejo de Turismo es una ya diseñada desde un buen principio en esta línea para adaptarse a los nuevos retos. Una de las primeras acciones será la audiencia pública de presentación del Pla de Qualitat Turística 2017-2021, que haremos el próximo 5 de junio. En este acto, someteremos a audiencia pública el plan estratégico de turismo, que queremos consensuar entre administraciones, sector privado y ciudadanía.

El turismo es la industria de Sitges. Desde hace más de cincuenta años, el municipio vive del turismo y hace más de veinte lo hace todo el año, gracias a los congresos y convenciones, que permitieron romper la estacionalidad que había imperado décadas atrás. Por este motivo, el Ayuntamiento tiene entre sus prioridades impulsar acciones de promoción, de ordenación y ejecución estructurales para favorecer y dar apoyo a esta actividad económica.

En esta línea, el Ayuntamiento está ejecutando diversas acciones, algunas orientadas propiamente a la actividad turística y otros de las cuales se beneficia el propio turismo. En el primer punto, en los últimos años hemos ejecutado acciones como la moratoria en la concesión de licencias a apartamentos turísticos, minimarkets y otros negocios que no se enmarcan en la línea de imagen que necesita Sitges; las regeneraciones de las playas (tanto la aportación de arena de cada verano como el proyecto estabilizador en el cual estamos trabajando con el Ministerio); el impulso de festivales para dotar de actividad durante todo el año (algunos organizados directamente y con participación municipal, como el flamante de los Jardines de Terramar, el Sitges Next de publicidad, el de Jazz o el de Cine, que este año celebra cincuenta ediciones); o el diseño y ejecución de acciones que directamente tienen una repercusión en la actividad turística (la campaña de promoción Sitges Viu, la Ruta de la sal, el etnoturismo...).

Por su lado, las acciones llevadas a cabo por el Gobierno Municipal y que tienen una incidencia directa en la actividad turística son el proyecto del nuevo Plan de Usos, que terminaremos en los próximos meses; las acciones para reducir el top manta; las acciones culturales de primer nivel –como la celebración de la exposición dedicada a Ramon Casas–, que contribuyen a posicionar Sitges como un referente cultural o el nuevo Plan de Patrimonio Arquitectónico, que tiene como misión proteger los edificios que marcan nuestra singularidad e identidad.

Queda mucho por hacer, pero estamos avanzando en la buena dirección, según nos indican los informes y evaluaciones elaboradas por especialistas, que apuntan que Sitges mantiene su marca de referencia en el conjunto del país. Los datos de ocupación, de organización de eventos y de iniciativas que llegan a Sitges se han multiplicado en los últimos años e ilustran nuestro potencial y la atracción que tenemos en estos momentos. Con todo, Sitges necesita estar continuamente en movimiento, generar nuevas iniciativas y actuar como laboratorio de ideas y propuestas que marcan el turismo del siglo XXI. Y el flamante Consejo de Turismo es una excelente herramienta para hacerlo posible.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Clausura de la exposición de Ramon Casas en Sitges

Intervención con motivo de la presentación de la edición facsímil de Desde El Molino y la clausura de la exposición Ramon Casas, la modernitat anhelada, que hemos organitzado en el Museo de Maricel entre el 16 de noviembre de 2016 y el 19 de febrero de 2017.

Desde El Molino recoge las crónicas de París que Rusiñol escribía para La Vanguardia para explicar la vida de los artistas en Montmartre, sin ahorrar detalles. Tanto es que sea el retrato de los artistas catalanes que frecuentaban el Moulin de la Galette como las sombras chinescas del cabaret Chat Noir, o la vida nocturna de Montmartre, las canciones de taberna o el baile del can-can. De unas crónicas así, escritas y dibujadas en primera persona, hoy en día llamaríamos auto ficción. Son, como dice el texto de presentación, la autobiografía de la bohemia de Santiago Rusiñol y Ramon Casas.

Rusiñol narra las vivencias parisinas con un estilo que es el correlato de lo que él y Casas pintan, directo, real y, podríamos decir, sentimental. Ramon Casas las ilustró con un trazo y voluntad de fotoperiodismo, con un dibujo ágil y expresivo. Escritas entre 1890 y 1892 corresponden a los años que culminan la complicidad estética de ambos artistas.

Entre 1890 y 1892, sin embargo, se produce un hecho importante en la vida de Rusiñol y también para todos nosotros, para que, tanto él como Casas de París estando hacían incursiones en Barcelona para presentar sus cuadros en los salones y en los certámenes. Así fue como Casas vino a pintar en Sitges el otoño de 1891 y Rusiñol vino también por la curiosidad de aquellos patios que Casas le había explicado, al tiempo que también se dirigía a Vilanova para ver el Greco del Museo de Víctor Balaguer.

Es por ello que Desde el Molino también tiene referencias a Sitges. Concretamente, en el capítulo décimo, titulados “Impresiones de llegada”, una llegada después de haber descubierto nuestra población. Porqué Rusiñol escribe que “cuando (...) se dejan aquellas playas de Sitges que dejamos (...) cuando se deja aquella eterna dulzura del aire sin falsificación recibido y directamente aspirado; cuando se deja una tierra que a más de ser buena por ser nuestra, lo es también porqué lo és, (...) bien puede uno quejarse y hacerlo servir de pretexto para calentar el ánimo”. De aquel enero de 1892 ahora hace exactamente 125 años. Hacía poco que Rusiñol había pronunciado su primer discurso en Sitges despidiéndose de la gente que lo había acogido:

Doncs bé, jo, amics meus, anava caminant pel món, seguint terreno i saltant torrents i barrancs quan un dia vaig veure una terra on hi feia més sol que en els demés llocs, on el cel era més blau, la mar més blava també i les cases eren blanques i sense neu i tot era verd i florit i hi vaig fer alto (...) Però lo que no diran els meus quadres ho diré jo i ho diré molt alt perquè em senti tothom i ho diré amb el pit ple d’entusiasme: Que a França podran tenir molts milions, però mai podran comprar una terra com aquesta, on es malvasia el vi, or la costa, claror el cel, foc les dones i tot neda amb una atmosfera de vida i d’amistat.

Es también desde esta primera estancia que data el artículo sobre “La nostalgia de dos patrias”, en el que, golpeado por la tragedia de la emigración de persones de Sitges a América, sitúa la añoranza en primera persona, ya escindido entre la atracción del sol y la luz de Sitges y la niebla gris del París de la modernidad que aún tiene que acabar de apurar, pero que finalmente abandonará para construir la casa-taller y museo en Sitges.

Mientras tanto, pero, tenemos que saborear estas crónicas de París, este París tan gris de niebla pero tan atractivo para la lucha por el arte y la libertad en la que tanto Casas como Rusiñol acaban por triunfar importándola como el legado de la modernidad a la Catalunya de su tiempo.

lunes, 6 de febrero de 2017

Presupuesto: más actuaciones sociales, mayor dinamización económica y aumento de las inversiones

Ahora hace unas semanas, el Pleno Municipal efectuó la aprobación inicial del presupuesto del Ayuntamiento de Sitges para el ejercicio 2017. Lo hizo con sólo 6 votos en contra de los 21 del Pleno, en una clara muestra de la transversalidad del documento y de la voluntad negociadora demostrada por el Gobierno y la práctica totalidad de los grupos municipales que, en un sentido u otro, trazaron acuerdos puntuales que han quedado recogidos. A principios de marzo, el Pleno deberá efectuar la aprobación definitiva del presupuesto para que entre automáticamente en vigor.

El presupuesto del 2017 supera los 42 millones de euros y supone un incremento del 2% respecto al del año pasado. Las partidas que más registran este aumento son las de Bienestar Social, Cultura, Deportes, Educación y Vía Pública. El aumento de estas partidas está orientado a ejecutar las acciones programadas en el Plan de Mandato, elaborado por los dos grupos municipales que actualmente formamos el Gobierno del Ayuntamiento (PDeCAT y DC, por un lado, y ERC, por el otro).

Entre las actuaciones que recoge el presupuesto hay el inicio de ejecuciones o proyectos largamente esperados, como la construcción de la escuela Agnès de Sitges, que será posible gracias a un acuerdo del Ayuntamiento y la Generalitat, que especifica que el nuevo edificio se ejecutará entre los ejercicios 2017 y 2019. El presupuesto también recoge otras importantes inversiones, como el nuevo campo de rugby, que permitirá dar una respuesta definitiva a la situación de provisionalidad que ha caracterizado las instalaciones de este deporte en Sitges desde sus orígenes, hace 25 años. Así mismo, hay otras destacadas actuaciones, como la necesaria reforma de diferentes tramos del Paseo de la Ribera, la reforma del Ayuntamiento, las mejoras del campo municipal de Aiguadolç, el nuevo centro cívico de Les Botigues o la mejora de los accesos a Garraf, entre otros proyectos destinados a mejorar el mapa de equipamientos e infraestructuras de la ciudad.

El presupuesto también contempla un plan de actuaciones sociales, que tienen como objetivo actuar con carácter preventivo sobre los colectivos más vulnerables, pero al mismo tiempo intervenir en las situaciones de mayor necesidad. Se trata de actuaciones que forman parte de nuestro programa Sitges de las personas, que ya el año pasado supuso la habilitación de 600.000 euros extras en servicios sociales. Este año, incrementamos la dotación económica y el número de profesionales que trabajarán en este campo. Objetivo: las personas.

Paralelamente, el documento presupuestario contempla un aumento de los recursos para la vía pública, conscientes del problema que tenemos en este ámbito, especialmente durante los meses de verano. Ya el año pasado, se aumentaron las partidas de los servicios de limpieza en cerca de medio millón de euros y este año está contemplada una dotación especial a los servicios de jardinería para mejorar las zonas verdes del municipio.

Hay un dato del presupuesto de 2017 bastante relevante: el gasto municipal por habitante en Sitges alcanza los 1.419,53 euros, muy por encima de la media del país en los municipios de entre 25.000 y 30.000 habitantes, que es de 1.098,32. La inversión por habitante en Sitges llega a los 86,21 euros, mientras que la media del país es de 61,20 euros.

Y todo este aumento de los recursos y dotaciones presupuestarias lo hacemos sin aumentar la deuda, sino lo contrario. En 2017 volveremos a reducir la deuda del Ayuntamiento, situándola notablemente por debajo de la media del país, a pesar del difícil escenario que tenían las finanzas municipales en 2011, cuando se superaron límites excesivos.

Es un buen presupuesto y para que sea realmente efectivo el reto que tenemos ahora es mejorar los procesos y la gestión municipal, Si lo conseguimos, habremos sido capaces en pocos años de revertir una situación profundamente crítica en moderadamente envidiable. 

lunes, 28 de noviembre de 2016

El 2017: el año de los equipamientos culturales

Autoridades, creadores, gestores culturales, estudiosos, representantes de asociaciones y colectivos, señoras y señores, muy buenas noches a todos. Antes de nada, permitidme que felicite a los ganadores y ganadoras de los diferentes premios, reconocimientos y distinciones recibidas. Los rostros y caras de satisfacción exponen con nitidez vuestra alegría, absolutamente justificada:
  • Al periodista Joan Sella, por las documentadas y sabrosas crónicas gastronómicas que periódicamente nos regala en L’Eco.
  • Al pintor Carles Castellví y al escultor Jordi Gich por la magia que nos muestran sus obras, que podemos ver expuestas en el Miramar, junto con el resto de piezas seleccionadas de los concursos Sanvicens y Pere Jou. 
  • A Natàlia Carmona, por su voluntad de búsqueda, documentación y estudio.
  • A Francesc Barnés, a título póstumo, por su bondad, capacidad de servicio e intuitiva visión privilegiada a través del ojo de su cámara. 
  • A la sección de fotografía de el Grup d’Estudis, per la entusiasta tarea para difundir el valor de la imagen fotográfica acercada al gran público. 
  • Y al músico Ramon Mirabet por llevar el nombre de Sitges donde va, acompañando una carrera que cada vez abraza y abrazará más éxitos. 
A todos y todas: muchas felicidades!

Y también querría felicitar la gente que hace posible estos premios. La gente de las entidades, de las asociaciones y otros colectivos de signo diverso que, entre sus propósitos, figura esta acción tan noble y necesaria como es reconocer el trabajo bien hecho, el talento y las trayectorias. Felicidades, porque sois el motor. Y el motor es una parte imprescindible en cualquier funcionamiento dinámico: desde un vehículo hasta una entidad o una comunidad colectiva. Sin motor un proyecto no funciona. Ni tan solo se puede poner en marcha. Felicidades y gracias por vuestro trabajo.

Fijaros que me he referido a dos de los tres principales pilares que tiene la estructura básica de un sistema cultural: los creadores y los organizadores o impulsores de la política y la acción cultural. La primera (los creadores) constituyen el talento y la base de cualquier manifestación cultural. Ellos hacen el arte. Sea con un pincel, un teclado, una guitarra, una cámara o las manos. El arte como forma de expresión, conocimiento o evasión.

Pero si al lado de los creadores –detrás suyo– no hubiera los agentes que propicían la canalización, difusión o finanzamiento –por limitado que sea– del arte, la creación estaría condenada. Las asociaciones, instituciones, fundaciones u otros colectivos aportan dimensión y cuerpo a la cultura y resultan imprescindibles como lo son los mismos creadores.

Santiago Rusiñol llegó a Sitges e hizo del pueblo uno de los escenarios y escaparates más relevantes de las artes a finales del siglo XIX. Pero si Rusiñol no se hubiera encontrado una sociedad activa y en movimiento, difícilmente hubiera podido articular su Templo del Modernismo y convertir Sitges en una capital cultural. El Sitges que se encontró Rusiñol era un Sitges en movimiento. Apenas habían nacido el Retiro y el Prado, y más recientemente, L’Eco de Sitges.

I permitidme que, hablando de Santiago Rusiñol y de L’Eco, apunte unas palabras en recuerdo de dos sitgetanos de larga, sólida y noble trayectoria que nos han dejado los últmos días: Genís Muntané y Josep Manuel Soler, Josep de L’Eco. Genís y Josep representaron a lo largo de su vida este Sitges que hoy estamos premiando y reconociendo. Fueron un ejemplo de entrega, servicio i sitgetanismo.
Los creadores y las asociaciones son dos de los pilares de la cultura. Y el tercero que tenemos son los equipamientos. La expresión de la cultura necesita plataformas y escenarios que canalicen su recorrido y se pongan al servicio de los creadores e impulsores. Y este es uno de los retos de la hoja de ruta del Gobierno Municipal en materia de equipamientos culturales.

En este sentido, quiero remarcar que el 2017 será en Sitges el año de los equipamientos culturales. Después de muchos años difíciles para la salud de la cultura, a causa de las limitaciones presupostarias, los nuevos entornos nos generan aire renovado y optimismo emergente. Los últimos años han supuesto sacrificios –probablemente en algunos casos excesivos–, pero la buena gestión económica y el entendimiento institucional nos permiten ahora impulsar diferentes proyectos. Y los equipamientos son clave.
  • Hace unos días, la concejala de Cultura, Tradiciones y Fiestas, Rosa Tubau, acordó con la presidenta del Retiro, Elena Ferré, la habilitacion del local que el Ayuntamiento tiene en este edificio para usos culturales. Se trata de una sala que a finales de los años 90 adquirió el Ayuntamiento pero que no ha tenido un uso específico desde aquel momento. Ahora, la voluntad es poner este espacio al servicio de las entidades culturales y responder de esta forma a una demanda que nos han hecho llegar varias asociaciones.
  • Hace justo dos semanas anuncié con el diputado de Presidencia de la Diputación de Barcelona, Jaume Ciurana, la cesión del Edificio Miramar y sus anexos al Ayuntamiento de Sitges por 20 años, renovables 30 años más, es decir, hasta 50 años de cesión. El Miramar es propiedad de la Diputación y ahora, gracias a este acuerdo, continuará bajo gestión municipal, con el compromiso de ampliar su uso como espacio cultural.
  • El verano de 2017 volverá a abrir el Museo Romántico – Can Llopis una vez hayan finalizado los trabajos de reforma, adaptación interior y reordenación de las colecciones.
  • También en 2017, dejaremos a punto de acabar los trabajos de reforma de Can Falç. La passada primavera finalizó la adaptación de parte de la planta baja. En 2018 está previso que Can Falç abra como un nuevo museo y centro patrimonial y cultural de Sitges.
  • Y más museos. Porque es la condición que tendrá la Fundación Stämpfli, cuando acaben los trabajos de ampliación de las instalaciones que el matrimonio Stämpfli esta llevando a cabo en un nuevo acto de infinita generosidad con Sitges y con el arte. Con la ampliación que hacen en la calle d’en Bosch, las instalaciones de la Fundación tendrán más de 1.300 metros cuadrados dedicados al arte contemporáneo. Con Can Falç y la ampliada Fundación Stämpfli, Sitges tendrá cinco museos.
  • Durante 2017, está previsto que empiecen los trabajos de reforma del Palacio de Maricel, para los cuales ya hemos recibido la subvención de la Diputación de Barcelona. La reforma será del tipo estructural y nos va a permitir aumentar los niveles de protección y conservación de uno de los edificios más emblemáticos de Sitges.  
  • Como antes os ha indicado la concejala Rosa Tubau, durante el 2017 volveremos a abrir la Biblioteca Santiago Rusiñol, una vez reformada y rehabilitada: acabaremos las anheladas obras del tejado del salón teatro del Casino Prado y continuaremos luchando por adquirir el edificio del antiguo Patronat de la calle Parellades.
  • La conservación del patrimonio también será la base de la actuación de recuperación, y hoy lo anunciamos aquí, de la ermita y la masía de Santa Bárbara, actuación también programada para 2017. Queremos que la ermita y la masía sean de uso público. 
El local municipal del Retiro, Miramar, los museos, la biblioteca, Can Falç, la ermita de Santa Bárbara... Como veis, el próximo año nos llega cargado de proyectos de notable relieve para dibujar un mapa de equipamientos culturales con más cuerpo, y sobretodo, con más protección. La mayoría de espacios tienen un preciado valor patrimonial y para nosotros, su conservación y pretección constituyen una prioridad. Pero también su acceso y adaptación a las necesidades culturales del Sitges de hoy.

Hace dos semanas, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, inauguró en Sitges la exposición central del Año Ramon Casas. Que Sitges organice, impulse y exporte un evento de este tipo –que el año que viene viajará a Madrid y Palma de Mallorca– supone el reconocimiento de una apuesta fuerte para la condición de Sitges como capital cultural.

La exposición de Ramon Casas nos sitúa en el centro del universo cultural de Catalunya, como también lo consiguen algunos de nuestros festivales u otras manifestaciones culturales que se organizan desde Sitges con vocación nacional, o, incluso, internacional. Precisamente ahora, la Concejalía de Cultura está trabajando en un nuevo festival para ampliar nuestro mapa de eventos: el Festival de Música que celebraremos en los Jardines de Terramar el verano que viene.

Grandes exposiciones, festivales y eventos que centran la atención y los focos convierten Sitges en generador, escenario y proyector de cultura. Pero al mismo tiempo, nuestro sistema cultural necesita la cultura de proximidad y el fomento del talento local. Y este es uno de los ejes en los cuales trabaja la Concejalía de Cultura, a través de su programa de exposiciones estables, ediciones periódicas y organización de actividades de diferente formato. Pero también acompañando las entidades y los creadores en sus proyectos y en la medida de nuestras posibilidades.

La cultura es activa y genera retorno cuando es bidireccional. Es decir, cuando todas las partes aportan su granito. El Ayuntamiento –y los organismos en los cuales participamos, como el Consorci del Patrimoni y el Festival de Cine, entre otros– están para impulsar grandes proyectos y poner a punto los equipamientos y la reforma de los edificios. Y vosotros –creadores y asociaciones– estáis para impulsar vuestros proyectos, que también son grandes proyectos para Sitges y que nos los hagamos nuestros, de todos. Porque un Sitges que solo viva de las grandes manifestaciones culturales sería un Sitges cojo. Por este motivo, vuestra aportación no solo será útil y necesaria, sino que es imprescindible.

La cultura es un pilar del estado del bienestar, como lo son la educación, la sanidad, el habitaje o los servicios sociales. I por tanto, hace falta dotarla de contenidos, de finanzamiento, de diálogo y de una acción bidireccional. Y el 2017 está destinado a ser un ejercicio especialmente importante, en que haremos más sólido nuestro mapa de equipamientos culturales. Y, por tanto, continuar tejiendo nuestra condición de capitalidad cultural.

Muchas gracias a todos y buenas noches.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Inauguración de la exposición de Ramon Casas

Ahora hace casi dos años nos reunimos en este mismo Racó de la Calma para inaugurar la reapertura del Cau Ferrat y el Museu de Maricel, después de un intenso y cuidadoso proceso de reforma. Ya en aquel momento, justo a las puertas de la Navidad, nos hicimos venir bien el verso de J.V. Foix, M'exalta el nou, m'enamora el vell para definir lo que nos ofrecían unos museos que conseguían recuperar la esencia de su patrimonio proyectándolo y adaptándolo a las necesidades actuales y de futuro.
Hoy –en la inauguración de esta maravillosa exposición sobre Ramon Casas, su mundo y su época– reafirmamos el compromiso de nuestros museos para ser un excelente escaparate del patrimonio que acogen sus colecciones. Pero al mismo tiempo, por ser un activo dinamizador del pulso cultural del Sitges de hoy.

I esta exposición que inauguramos hoy lo confirma claramente. Ramon Casas, la modernidad anhelada es la exposición central del Año Ramon Casas, un rico y sugerente paseo por la obra del genial artista del Modernismo, que dialoga con otros creadores que le influyeron o a los cuales él influyó. Una exposición de primer nivel, que ha permitido traer a Sitges pinturas de algunas de las más reconocidas pinacotecas europeas.

Que el principal acontecimiento del Año Ramon Casas se celebre en Sitges no es ninguna casualidad.
  • En primer lugar, porque nuestros museos acumulan una completa colección de su obra: en el Cau Ferrat y el Museo de Maricel hay 100 piezas de Ramon Casas, entre óleos, dibujos y carteles. Sin ninguna duda, se trata de una significativa colección que ofrece una completa dimensión del arte del cambio de siglo en nuestro país.
  • En segundo punto, porque Ramon Casas jugó un papel determinante en la historia cultural de Sitges, al lado de Santiago Rusiñol y Charles Deering. El mismo Casas fue el propietario de Can Rocamora, el edificio hoy integrado en el complejo del Cau Ferrat y Museu de Maricel e hizo continuas estancias en nuestro pueblo, con más o menos regularidad.
  • Pero, además de las razones de coherencia histórica, que la exposición central del Año Ramon Casas se haga en Sitges es posible porque nuestro municipio dispone hoy de unos museos que muestran el pasado artístico tal y como fue, pero que lo hacen en las más exigentes condiciones de rigor, calidad y posicionamiento.
La organización de una exposición de esta envergadura no hubiera sido posible sin la visión estratégica y la capacidad de trabajo del Consorci del Patrimoni de Sitges. Y tampoco no hubiera sido posible sin unas instalaciones perfectamente equipadas en razones de conservación, seguridad y accesibilidad como son hoy en día el Cau Ferrat y el Museu de Maricel.

En estos cerca de dos años desde su reapertura, el Cau Ferrat y el Museu de Maricel han cumplido con creces su principal misión como museos de arte que acogen colecciones de notable valor patrimonial. Pero, al mismo tiempo, también se han convertido en un canal de dinamización cultural de Sitges de extraordinario valor cuantitativo... pero especialmente cualitativo.

En un municipio como el nuestro, que vive del turismo, los datos importan. Y por este motivo, que en estos 22 meses y medio, el Cau Ferrat y el Museu de Maricel hayan recibido 68.000 visitantes y 1.500 grupos es un motivo de satisfacción, que ilustra su papel relevante, así como la capacidad de atracción.


Pero al mismo tiempo, en una localidad como la nuestra –que efectivamente vive del turismo pero que presume de su condición de capitalidad de las artes– los datos no lo son todo. La organización de esta exposición nos permite situar Sitges en el primer plano del panorama cultural nacional. Lo hacemos con satisfacción, ilusión, pero también con la convicción que la cultura es el mejor de los rostros que puede dibujar Sitges. Lo hicimos hace más de cien años, en la época de Casas y Rusiñol. I lo hacemos ahora, con la herencia que nos dejaron, al servicio del pueblo y de las artes.

lunes, 17 de octubre de 2016

Acto de homenaje al President Companys

Un año más nos reunimos delante el monolito levantado a la memoria del President Lluís Companys i Jover, en el aniversario de su fusilamiento por parte del régimen fascista franquista, para hacer memoria del Presidente Mártir. Y queremos hacer memoria del President Companys, pero también de todas las víctimas de la Guerra Civil española y de la represión del general Franco. Porqué hace un año, el 8 de septiembre de 2015, el gobierno de la Generalitat de Catalunya acordó proclamar el 15 de octubre como el Día Nacional en memoria de las víctimas de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura franquista.

La fecha coincidía el año pasado con el 75 aniversario del fusilamiento del Presidente Companys, máximo representante institucional de los ciudadanos y ciudadanas de este País y único presidente escogido democráticamente en la Europa Occidental que ha sido ejecutado por el fascismo. Este Día Nacional, y este acto sitgetano, tiene en cuenta la existencia de la pluralidad de memorias, que queremos que sean reconocidas sin resentimientos y de forma constructiva, así como las diversas iniciativas que ha puesto en marcha para el esclarecimiento de la verdad y de la reparación moral y simbólica de todas las víctimas y supervivientes.

Todos podemos contribuir. También desde el mundo municipal.Por eso, nos satisface colaborar en la recuperación de la memoria histórica. Como es el caso que está investigando el historiador de Sitges, Jordi Mil, sobre el brutal asesinato de 7 jóvenes milicianos de Sitges la madrugada del 11 de octubre de 1936 (ahora hace 80 años) en el frente de Aragón durante la Guerra Civil. Un trágico suceso que formará parte de la obra que prepara Jordi Milà y que llevará por título “Històries d’un poble silenciós”, editada por el Ayuntamiento de Sitges para conmemorar el 80 aniversario del inicio de la Guerra Civil. 

Historias particulares de sitgetanos, memorias particulares de muchos catalanes... Probablemente, todos, en nuestra casa, tenemos historias vinculadas a la Guerra Civil y la represión franquista. Historias de familiares que forman parte de nuestra historia colectiva, de nuestra memoria colectiva como pueblo, como nación. Esta es la memoria que hoy recordamos y homenajeamos. La del Presidente Mártir, pero también la de tanta y tanta gente de un pueblo silencioso y silenciado que nunca ha agachado la cabeza delante los que querían arrancarle la dignidad, los derechos y la libertad.

Por eso, tampoco podemos callar i hacer como si nada pasase delante los que, aún hoy, niegan o banalizan el fascismo y todo lo que supuso. Tanto si lo hacen desde un comentario a pie de plaza como desde las redes sociales o aprovechando un micrófono en el salón de plenos. Por la memoria de tantas personas que sufrieron la represión, persecución, encarcelamiento, campos de concentración, torturas y muerte en el peor de los crímenes contra la humanidad cometidos en el siglo XX... Es intolerable banalizar el nazismo y el fascismo!

Y aún más. Es insultante banalizar el nazismo y el fascismo para intentar demonizar el proceso soberanista que vive Catalunya. Porqué el proceso de emancipación nacional de Catalunya es un proceso pacífico, democrático, tolerante y cívico. I así continuará siendo. Los hombres y mujeres de este país decidirán libremente cual tiene que ser su nuestro futuro político. Y lo harán desde la noble convicción de la democracia y de la pluralidad de ideas, orígenes, lenguas... porqué este siempre ha sido un país de inclusión, de diversidad, de tolerancia y de respeto. La Catalunya del 2016 es así. Y la Catalunya de las nuevas generaciones será así y, si puede ser, mejor, con mayor igualdad y con mayor justicia social.

Fijemos, pues, en los valores republicanos de una sociedad más justa e igualitaria y sin discriminaciones, la esencia de la nueva Catalunya Estado. Valores que tanto defendieron y lucharon nuestros bisabuelos y bisabuelas, abuelos y abuelas, padres y madres. Pero, hagámoslo pensando en nosotros y en los nuestros hijos y nietos.

Honor y gloria al President Companys. Honor y gloria a los demócratas de todos los tiempos. Sin olvidar las palabras de Lluís Companys antes de morir asesinado, descalzo, sobre la tierra catalana: “Muero por Catalunya y por la República. Soy feliz de morir en Catalunya y si hay alguna cosa por la que me pesa es solo que ya no podré hacer nada por mis ideales. Que tengan valor los que aún quedan, esperanza y firmeza. Visca Catalunya!”.

jueves, 6 de octubre de 2016

El primer festival de cine fantástico del mundo

Películas, cortos, público, fans, directores, intérpretes, productores, industria, patrocinadores, instituciones, organizadores, voluntarios, comercios, escuelas, zombis… El Sitges-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya es un rostro de múltiples caras, donde todas juegan papeles determinantes que acaban configurando un festival único y especial. A las puertas del 50º aniversario, que celebraremos el próximo año, el Festival mantiene su carácter genuino como auténtica manifestación del cine de género –con un papel muy relevante de los fans– y apostando al mismo tiempo por las tendencias más innovadoras del mundo audiovisual.

Sitges 2016 abre sus puertas a la realidad virtual, que permite mostrar las nuevas producciones en este formato, que ha llegado para quedarse. El Festival de este año confirma la apuesta realizada el año pasado por convertirse en un foco de atracción de la industria: el Sitges Pitchbox despierta el interés de talento e industria, la Blood Red Carpet atrae a actores y actrices con proyección que ven en Sitges una buena plataforma, y el village creado para complementar la oferta para el público amplía en esta edición prestaciones, servicios e interés por parte de distintas compañías por estar presentes. Todos estos datos nos confirman que el Festival de Sitges –junto con la presencia creciente de productores de cine de género para mostrar sus filmes y ver las presentaciones de nuevas cintas– está capacitado para ser un foco de atracción de la industria cinematográfica, que permite hacer crecer el certamen.

Sitges es una localidad especialmente orientada a los festivales. Los tenemos de distintas modalidades, perfiles y contenidos y recientemente hemos sumado uno de publicidad y nueva comunicación. Y todos ellos tienen como indiscutible marco de referencia y modelo a seguir el de cine. Desde que en 1968 Sitges creó la que entonces era la Semana Internacional de Cine Fantástico, que poco después centraría buena parte de su enfoque en el ámbito del terror (en Sitges todavía hay gente que al Festival lo llama el “Cine de Terror”), el Festival ha jugado un papel determinante en el dinamismo de la villa. Durante mucho tiempo, el Festival cerraba la temporada turística y ahora es la manifestación más destacada de proyección al exterior. Comercios, restaurantes, hoteles y el conjunto de la villa viven el Festival como diez días intensos en los que todo transcurre de una forma diferente, auténtica y genuina, tal y como corresponde al primer festival de cine fantástico del mundo.

Bienvenidos y bienvenidas a Sitges: disfrutad de la villa y de sus servicios y, especialmente, de todo lo que os ofrece el Festival, que cada año es más.